Cupping (tratamiento con ventosas)


La terapia con ventosas, es una práctica que cuenta con una amplia tradición en China, donde se practica desde hace al menos 1500 años y aún sigue vigente.  

Esta terapia, usada de forma complementaria a tus tratamientos, te servirá para paliar los dolores reumáticos, musculares, mejorar la circulación de la sangre y estimular el metabolismo.

Esta terapia, de apariencia muy simple, requiere por parte de quien la practica, una serie de conocimientos para hacerlo adecuadamente.

En nuestro centro contamos con los conocimientos para aplicar las ventosas adecuadas en el lugar y durante el tiempo adecuado.

 

Esta terapia consiste en reunir sangre del cuerpo en un punto con ayuda de una ventosa.  Según los últimos estudios, esto rompe los capilares sanguíneos y produce una congestión parcial, provocando la hemólisis; los glóbulos rojos se destruyen de modos que se libere la hemoglobina, causando una estimulación positiva.

La ventosa actúa como una compresa caliente para dilatar los vasos sanguíneos y acelerar la circulación de la sangre, mejorar el metabolismo y la resistencia. 

Existen tres tipos de ventosas

  •  Grandes

  •  Medianas

  •  Pequeñas

Dependiendo de la afección y la zona a tratar se usarán unas u otras.

En algunos tratamientos, las ventosas se aplican con unas gotas de plantas medicinales diluidas en licor, sobre todo para el tratamiento de los dolores musculares y las enfermedades reumáticas.
Contraindicaciones
.

No todo el mundo puede usar este tipo de tratamiento.  Sí te encuentras en uno de los siguientes grupos, POR FAVOR avisanos, te indicaremos otras terapias que puedan adaptarte mejor a tus circunstancias.
  •  Si tienes problemas cardiacos

  •  Si tienes edema u otras enfermedades debilitantes

  •  Sí usas anticoagulantes

  •  Si padeces una enfermedad grave, estás muy delgado o no tienes plasticidad en la piel.

  •  Si tienes una enfermedad dermatológica extendida.

  •  Si tienes problemas mentales

  •  Si tienes la piel muy sensible.

  •  Si estás embarazada de más de cuatro meses.