Masajes

 

La masoterapia es el uso de distintas técnicas de masaje con fines terapéuticos para el tratamiento de enfermedades y lesiones.
El masaje ayuda a reconducir y renovar la circulación de la sangre y linfa de la que depende la salud de nuestras células, ayudándolas a eliminar impurezas y sustancias tóxicas. El masaje posee una impresionante lista de beneficios tanto para la salud de nuestro cuerpo como de nuestra mente. Esto incluso en áreas que muchos ni siquiera sospechaban.

El masaje aumenta la capacidad de la sangre para transportar oxígeno aumentando el número de glóbulos rojos y blancos de la sangre. Las personas con problemas de circulación pueden disminuir las retenciones de líquidos en las extremidades inferiores, evitándose así las sensaciones de calor, ardor y dolor.
Cuando hacemos ejercicio, un movimiento brusco, mantenemos una mala postura o tenemos una lesión podemos dañar nuestros músculos o nervios. Un masaje ayudará a los músculos a mantener su flexibilidad, drenarán el ácido láctico y al destensar las fibras ayudarán a quitar tensión sobre los nervios afectados.

  Un masaje es una sensación placentera, pues el contacto manual hace que nuestro cerebro libere endorfinas que nos producen sensación de bienestar y ayudan a combatir el dolor.

Un masaje te ayudará a superar el estrés, combate la depresión y los estados de ánimo negativos e incluso los dolores musculares resultado de la tensión nerviosa que nos producen algunas situaciones del día a día. Un masaje te ayudará a recuperar tu equilibrio, a armonizar tus emociones, tu mente y en fin tus energías.

A los beneficios del masaje unimos los de los aceites esenciales. Los aceites esenciales  permiten aplicar los beneficios de las plantas medicinales a los de los masajes. Aplicados en  caliente absorbemos sus beneficios a través de la piel y del olfato. Los aceites ayudan a aliviar problemas respiratorios, digestivos, endocrinos, genitales, urinarios, de estrés, circulatorios, de la  piel, del cabello, dolores musculares y articulares.