Reiki


Como otras disciplinas orientales, el Reiki parte de la concepción de la persona como un todo.  Nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestro ser espiritual están íntimamente conectados.  Así, un desequilibrio en nuestras emociones, acabará afectando a nuestro cuerpo, nos hará enfermar. El Reiki nos devuelve el equilibrio interior y la fuerza para ayudarnos a sanar.  El Reiki también nos puede ayudar a crecer como personas, a estar más felices y a encontrar la paz interior.  El Reiki no es una religión, es un método de sanación.

El Reiki es una técnica de canalización de energía a través de las manos.

La palabra Reiki, es japonesa ya que de allí procede esta técnica, y significa REI “Universal, sin límites” KI “Energía Vital”.
Aunque el Reiki tal como lo conocemos nació en 1922 de manos del japonés Mikao Usu , la práctica de transferencia de energía, o imposición de manos viene de tiempos muy remotos y ha sido practicada por muchas culturas.  

El Reiki consiste en canalizar la Energía Universal, concepto del cual han hablado muchas religiones y culturas, dándola diferentes con nombres como “Prana” por los hindúes, “Mana” por los Kaunas; es la “energía bioplasmática” de los investigadores rusos y el “Chi” de los chinos.
Los práctica del Reiki consiste en canalizar y transferir esta “energía universal” a través de las palmas de las manos, para que pueda usarse para alcanzar el equilibrio y la autosanación.

Todo en este mundo está dotado de la Energía Universal.  Esta energía constituye todo el universo, es la energía que nos rodea y nos nutre de vida.  Esta Energía Universal penetra en nosotros a través de una serie de puntos en nuestro organismo, los Chakras, y a través de ellos, transformamos esta Energía universal, en nuestra energía vital.  Esta energía vital circula por nuestro organismo dotándolo de esta Energía.  El Reiki trata de dirigir intencionadamente esta energía con fines terapeúticos.  La Energía Universal es posee inteligencia y canalizada por las manos sabe a dónde dirigirse y cómo actuar.
Todos las personas pueden usar el Reiki para ayudarnos a nosotros mismos y a nuestros semejantes. No se requiere ninguna condición especial para usarlo. Esta herramienta se activa mediante iniciaciones, lo que diferencia al Reiki de otras técnicas de sanación.  Estas iniciaciones sirven para saber como convertirse en un canal para la Energía Universal que será la que se encargada de sanar al paciente.

Cualquier persona puede poner las manos sobre otra y ayudarle a acelerar su proceso de sanación tranfiriéndole energía de su propio cuerpo. Pero con las iniciaciones de Reiki, el alumno es capacitado para canalizar la Energía Universal, participando en un método antiguo de elevar sus cuerpos físicos a niveles vibracionales más altas, abriendo nuestros canales y centros energéticos, los chakras.  

El practicante de Reiki no siente cansancio al dar un tratamiento. La energía universal(e ilimitada) entra por el chakra de la coronilla, pasa por los centros energéticos superiores y de ahí a los brazos y manos y al paciente. Una parte de esa energía siempre se queda en el cuerpo del terapueta. La energía pasa a través del practicante de reiki y gracias a esto, el terapeuta no usa su propia energía, ni puede coger la del paciente.

Una ventaja de Reiki es la posibilidad del autotratamiento. Es una herramienta muy eficaz de relajación. El autotratamiento puede servir en el nivel físico para aquietar dolores y en niveles emocionales, ayudando así a liberar bloqueos de energía.

El camino del Reiki es un camino de expresar amor, a través de la energía universal. Amor primeramente hacia nosotros mismos, como manifestaciones de esa energía universal, facilitando nuestro propio desarrollo personal. Y amor hacia los demás, cuando actuamos como canales de esa energía en su beneficio.
Aunque no hay que considerar al Reiki como sustituto de la medicina convencional puede ayudar como terapia complementaria, ayudando a que esta sea más efectiva.  Sí practicas otras terapias alternativas como los masajes, la meditación, yoga, Tai Chi… verás como la práctica del Reiki aumenta sus efectos de manera positiva.