Tantra

Conócete a ti mismo 
Tienes derecho a sentir 
Comienza el viaje a tu interior 
¡Namasté, poderoso Shiva!
 

En este mundo tan complicado y ajetreado en el que vivimos hoy hemos olvidado lo que nos hace humanos. La capacidad del ser humano de ser un “Ser consciente” es lo que nos hace humanos.  Pero habitamos un cuerpo físico, con sus imperfecciones y necesidades, que muchas veces pueden dominar e incluso destruir.  El mantener un equilibrio entre el “Ser físico” y el “Ser consciente” ha sido una lucha contínua en la historia de la humanidad.

El Tantra busca conectarnos con nuestros sentimientos más profundos, con nuestro ser sintiente, buscando alcanzar así el equilibrio entre el “Ser sintiente” y el “Ser físico”.  Entre nuestro cuerpo y nuestra alma para así alcanzar la auténtica consciencia de nosotros mismos.

El Tantra es un camino que usa las más poderosas fuerzas de nuestra propia naturaleza para mostrarnos el camino del autoconocimiento, nuestra propia sexualidad.

Debemos aceptar que la sexualidad forma parte de nuestro ser, es parte esencial de nosotros mismos y a través de ella nos relacionamos con el otro. Conocer nuestro cuerpo es parte del camino a conocernos a nosotros mismos.  Sólo conociéndonos podemos entregarnos plenamente.  Este camino nos lleva a distinguir la mera necesidad física, del Amor.  La necesidad forma parte de nosotros mismos, no podemos negarla, nos negaríamos, hacerlo sólo trae dolor. 

Tampoco debemos confundir el Amor con mero intercambio genital, creyendo que ese breve instante de placer nos llenará como personas o nos acercará a nuestra pareja.  

El Tantra consiste en aceptarse, canalizarse y servir para elevarnos, para alcanzar la auténtica consciencia, para fundirnos con nuestra pareja en una auténtica entrega consciente. El objetivo del Tantra es la reintegración del individuo en la pura conciencia primordial (en el Shivá, la fuente original). Para alcanzar ese objetivo es necesario recorrer, en sentido inverso, el sendero de la manifestación. Y en la misma tradición Śakti, la energía, es el vehículo mediante al cual la consciencia individual se une con la conciencia pura o divinidad. El final del camino de regreso es conocido como el despertar, un estado de «superconciencia».


El Tantra es una disciplina muy antigua, la misma palabra tiene miles de significados, pero puede traducirse como entrelazar, tejer, unir, construir, pero construir desde la propia consciencia.

El Tantra propone liberar y expandir nuestra conciencia, liberar la energía y al propio Ser, permitiéndonos una evolución rápida, y a través de la práctica puedes desarrollar las tres grandes capacidades: Amor-Compasión, Creatividad y Sabiduría.

El Tantra es el camino de la transformación, disuelve la falsa concepción del YO, es el camino superior al amor, de las relaciones interhumanas y de la vida.  Un sentimiento indescriptible de libertad interior y felicidad estática, sin motivo aparente que se desarrolla gradualmente, siendo asociado a un despertar más fuerte de la intuición (el sexto sentido).  Se puede percibir un estado mental profundo y sin confusiones.

A través del Tantra eliminamos la toxicidad de la mente, desapegándonos de la ignorancia, uniendo el gozo con el “No Yo” a través de la mente. 
Según el Tantra, tenemos 6 sentidos, el gusto, el olfato, la vista, el oído, el tacto y la mente.  Esta última la utilizamos como antena de concentración de la energía para proyectarla hacia los demás planos vibratorios.

El Tantra no condena el `placer, le da valor a la energía del deseo para descubrir la verdadera naturaleza de la mente que se oculta en la conciencia por culpa del Ego imbuido por la educación y la cultura.

Este camino conlleva principalmente un trabajo interno con uno mismo.  Es un trabajo de consciencia, de sanación de nosotros mismo, que es la base de todo.  El trabajo principal está en aprender a conectar con nuestro Ser, con nuestra auténtica naturaleza espiritual.

Hay tres tipos de Tantra:
   - Tantra blanco. - Purifica y sustenta a nuestro ser.  Es el Tantra físico.
   - Tantra Rojo. - Aporta experiencias con los sentidos y trabaja con la energía sexual.  Es el Tantra energético.